Un espacio desde el cual me gustaría compartir inquietudes y charlas sobre temas que me interesan mientras nos deleitamos con una taza de buen café...

jueves, 11 de septiembre de 2008

CINEMA PARADISO


Quiero comenzar esta sección de cine con la última obra maestra del cine italiano. Cinema Paradiso es una pelicula que nos golpea directamente al corazón. Todo en ella contribuye a eso. Una maravillosa banda sonora de Ennio Morricone, la magnifica fotografia que complementa el tono nostalgico del film, las conmovedoras interpretaciones del elenco de actores y por último ese maravilloso guión que se va desarrollando placidamente y que poco a poco consigue que te involucres y te identifiques totalmente con la sencilla y bonita historia que cuenta.

Es una pelicula hecha con cariño y que te transmite emociones positivas, un homenaje al mismo cine, con constantes guiños a su historia, un canto a la infancia, a la adolescencia, al primer amor que nunca se olvida, a la verdadera amistad y todo ello gira alrededor del viejo Cine Paradiso, mudo testigo de las pequeñas historias de las personas que de algun modo tienen algo que ver con él.

Toda la pelicula, que es un largo flashback, está impregnada de un tono nostálgico, pero no triste, y nos cuenta la historia de un afamado director de cine que vuelve a su pueblo para asistir al funeral de su amigo Alfredo que era el proyeccionista del Cine Paradiso y el que inculcó en él su amor por el septimo arte. Una vez en el pueblo descubre que el cine va a ser derribado para construir en él un supermercado. En ese momento Totó (así se llama el prota) recuerda su infancia y adolescencia en la Sicilia de la posguerra. Todo ello imbuido por la idealización y la nostalgia. En ese largo retorno al pasado hay esporádicos regresos al presente del protagonista.

Spoiler:

A destacar su maravilloso final (para mi, uno de los mejores de la historia del cine) en el cual Totó vuelve al Paradiso y descubre que Alfredo le ha dejado un rollo de pelicula en el cual ha insertado todos los besos y momentos comprometidos de las peliculas que proyectaba y que Totó no pudo ver en su adolescencia porque el cura del pueblo los censuraba y obligaba a Alfredo a cortarlos de la cinta. Representa el climax de la historia y pone un nudo en el estómago.

Aquí os reproduzco la escena para el que quiera verla.

Cayo paco.




video

lunes, 25 de febrero de 2008

DISTINTO RASERO

Esto lo escribí en el mes de Febrero y lo metí en el word. Como me ha parecido interesante lo introduzco aquí:

" Esta tarde, mientras reposaba el almuerzo y miraba la tele, en el programa de Patricia Conde y Angel Martín, "Se lo que hicisteis", he visto algo que me ha chocado mucho e incluso me ha indignado.

En uno de los videos que nos mostraba el genial Angel, perteneciente a uno de los espacios basura (sin comillas), con los que diariamente nos ensucia Antena 3 o Telecinco, ("Está pasando" creo que era) , contemplé atonito un reportaje que versaba sobre la próxima celebración del concurso de mister España. Dicho video nos mostraba a la reportera "comebocas" (así la llama Angel Martín), de la cual desconozco el nombre, acercandose, toda babeando, hacia los aspirantes al titulo, que cual si mercado de ganado se tratase, posaban en fila ataviados con un bañador-tanga, listos para ser escudriñados por los encendidos ojos de la chica.

No contenta con ello, la joven, dejando escapar una risita nerviosa y picara, comenzó a manosear la muestra de carne, un antebrazo por aquí, un traserito por allá e inclusó intentó toda traviesa bajarle el bañador a uno de los pedazos de carne que ante ella se desplegaban. A los pobres se les notaba que ese era el último sitio en el que deseaban estar. Y tenían toda la razón. Aquel espectaculo provocaba verguenza ajena.

Y he aquí el quid de la cuestión y el tema de esta entrada. Imaginense ustedes el mismo caso pero al revés. Si en vez de la reportera "comebocas" hubiese sido "culito blanco" (es el mote made in Angel de otro de los pseudoperiodistas del programa) el que, en el marco de un concurso de Miss España se hubiese acercado a manosear a las chicas. El escandalo hubiese sido mayúsculo. Tendriamos a 26.232 asociaciones de mujeres, con toda la razón del mundo, poniendo el grito en el cielo: que si se ha atentado contra la dignidad de la mujer, que si esta sociedad machista nos trata como objetos sexuales etc. Hubiese habido un comunicado público de la señora vicepresidenta condenando los hechos y exhortando al Fiscal General a tomar cartas en el asunto por si ha habido delito y un largo etc. Ustedes saben que no exagero y que habría sido exactamente así.

Y yo me pregunto: ¿Porqué una misma y reprobable conducta en un caso es motivo de chanza y en otro hubiese suscitado airadas reacciones?. ¿Porqué se mide con distinto rasero un caso que a todas luces es igual de penoso y censurable?. Haganse la pregunta y piensen en la respuesta. Yo, personalmente pienso que esto retrata a una sociedad hipócrita en la que no importa si un acto esta bien o mal hecho objetivamente hablando, sino que es la dictadura de las apariencias y de lo politicamente correcto la que marca que actos son buenos o malos.

Cayo Paco".